La aventura del nacimiento: Una mirada hacia los bebes

La aventura del nacimiento: Una mirada hacia los bebes

Hay un periodo de nuestra vida del cual no nos acordamos, pero que nos influye para siempre sin apenas ser conscientes de ello. Se trata del tiempo desde que fuimos concebidos hasta que atravesamos el canal de parto

Se suele decir que ese es el momento en que “llegamos al mundo”, pero no es cierto, en el mundo llevamos ya unos nueve meses cuando “nacemos”, Somos seres conscientes y sensibles desde el inicio de la vida. Desde nuestra concepción somos conscientes y sensibles a nuestro entorno. En el útero materno poseemos la capacidad de oír, percibir, recordar, e incluso, aprender. En el 3er. trimestre, poseemos más células cerebrales y más conexiones sinápticas de las que jamás volveremos a tener durante la vida adulta.

Aunque existe una especie de amnesia del momento del nacimiento, poseemos el recuerdo inconsciente del instante en que salimos del útero materno y de las impresiones que experimentamos durante el proceso.

El nacimiento deja una huella duradera en nuestras psiques porque queda grabada en todas y en cada una de las células de nuestro cuerpo, moldeando nuestro cerebro para que se adapte al estrés y al dolor, a los vínculos emocionales y al amor.

Las sociedades antiguas acogían al nacimiento a través de rituales en los que se reconocía y respetaba al bebé recién nacido como un ser querido y necesario para todos, y como un miembro genuino de la comunidad que lo recibía.

Una parte de nosotros siempre mira el mundo a través de los ojos del recién nacido que una vez fuimos. Nuestro modo de nacer – fácil o doloroso, tranquilo o violento, amoroso o maltratado-, determina en gran medida nuestra personalidad y cómo vemos el mundo que nos rodea... ”Así nacemos, así vivimos”

Desde aquí quiero hacer un llamamiento a todos los profesionales de la salud que nos dedicamos a la atención a mujeres embarazadas, a actuar desde el amor para ayudar a que todos los bebés puedan tener un nacimiento respetuoso.

Respetando el nacimiento, respetamos la Vida y sembramos semillas para un mundo mejor.

 

Nieves Barceló.

Author: Nacer

968 918 178