Acompañamiento Bio-Psico-Emocional para la fertilidad

Acompañamiento Bio-Psico-Emocional para la fertilidad

Programa Integral de acompañamiento Bio-Psico-Emocional para la fertilidad

La OMS incluye a la infertilidad dentro de las enfermedades crónicas. Se estima que entre un 15 y un 18% de las parejas españolas son infértiles y esta tendencia va en aumento. Se calcula además que de este grupo, un 60% recurrirá a los procedimientos de reproducción asistida para poder concebir un hijo.

Cambios sociales, culturales o económicos ayudan a explicar, al menos en parte, esta tendencia. Por ejemplo el pleno acceso a estudios superiores de la mujer y su posterior inclusión en el mercado laboral, con la consiguiente demora en la intención de tener hijos, dadas las dificultades en conciliar la vida familiar o la posibilidad de cambiar de pareja sentimental a lo largo de la vida y de desear formar una nueva familia con dicha pareja, constituyen factores relevantes para explicar la demora en la decisión de tener hijos.

Aproximadamente, 8 de cada 10 parejas que buscan asistencia médica no inician o no perseveran con el tratamiento. El principal motivo mencionado por las parejas que abandonan el tratamiento es el estrés emocional.

Recibir un diagnóstico de infertilidad se transforma en una crisis vital que puede llegar a ser un estresor de sobrecarga crónica para quiénes lo sufren. Además de desmontar lo que para muchos es un proyecto de vida, este diagnóstico crea importantes problemas en múltiples áreas de la vida de la pareja o la persona infértil. Teniendo en cuenta que los tratamientos de reproducción asistida suelen, por lo general, alargarse en el tiempo hasta arrojarnos resultados positivos, no es de extrañar que quiénes pasan por ellos terminan viendo afectadas sus áreas laboral, personal, emocional y, sin duda, social.

Existen numerosas evidencias sobre el impacto psicológico de la infertilidad y de los tratamientos asociados. El proceso que abarca afrontar un diagnóstico de infertilidad, someterse a técnicas de reproducción asistida y a los repetidos intentos por conseguir un embarazo, constituye un periodo largo y estresante que sitúa a las parejas en riesgo de desarrollar problemas emocionales y depresión.

Un conjunto amplio de estudios aportan evidencia sobre el notable impacto psicológico negativo de los tratamientos de infertilidad en las parejas que subrayan la importancia de que las clínicas de fertilidad cuenten con servicios de orientación y apoyo psicológico, que trabajen conjuntamente con el personal médico.

En Nacer, somos conscientes de la necesidad de prestar una atención integral a las parejas infértiles mediante información, apoyo y acompañamiento emocional por un lado, asociado a tratamientos de osteopatía para la fertilidad, como tratamiento clave para las alteraciones del ciclo y la infertilidad mejorando las tasas de embarazo en un alto porcentaje y como tratamiento complementario en los procesos de reproducción asistida.   

Author: Nacer

968 918 178