Reconcíliate con tu cuerpo

Reconcíliate con tu cuerpo

Salud Femenina: Deja de culpar a tu cuerpo y de rechazarlo

Aprende a amar tus ovarios, tus trompas de Falopio y tu útero. Vuelve a conectarte, vuelve a la vida, llevan ya demasiado tiempo sintiéndose muertos y heridos.

En mi experiencia como osteópata especialista en ginecología y también como mujer, he observado la desconexión que tenemos la mayoría de nosotras de nuestro cuerpo, de nuestra feminidad, nuestra sexualidad y nuestro corazón.

He observado que la mayoría de enfermedades a nivel ginecológico como el cáncer de útero, de ovarios, de senos, la candidiasis, las cistitis, el dolor pélvico crónico, el síndrome premenstrual, y un largo etc. son claras manifestaciones de una falta de amor a nosotras mismas o de una escasa autovaloración y autocuidado.

En la infancia nos inculcan una serie de valores y creencias que interiorizamos sin ser conscientes, por ejemplo, observamos que las cualidades por las que una buena mujer o una buena madre es valorada, suele ser la mujer abnegada y sacrificada que prioriza de forma constante a su pareja e hijos, dejándose a ella en último lugar (muchas lo hemos visto en nuestras madres, tías, abuelas…)

Se nos inculca una educación de represión de nuestra sexualidad femenina donde no es decoroso sentarse con las piernas abiertas o se llama a nuestros genitales con nombres muchas veces ridículos e infantiles. Se nos inhibe la conexión con nuestro instinto y el placer y muchas mujeres sienten en su cuerpo un corte, como si de cintura para abajo estuviera dormida o aletargada la energía de la pelvis y órganos sexuales.

Inconscientemente hemos tomado tantas energías y memorias ajenas, aceptándolas como propias que nos hemos ido alejando de nuestra verdadera esencia, nuestra energía femenina creadora…nuestra fertilidad.

He trabajado con muchas mujeres que buscaban concebir y siempre he encontrado lo mismo: una desconexión cuerpomente (con predominio mental) y zonas dormidas o bloqueadas en el cuerpo, sobre todo la pelvis , el corazón y el diafragma, reflejándose en tensiones musculares, rigidez y por  emociones contenidas no reconocidas.

Basándome en mi experiencia profesional y sobretodo personal considero que la clave para el éxito es reconciliarse con el cuerpo, con nuestra naturaleza femenina y con nuestra sexualidad sagrada.

De esta forma nos volvemos a conectar con la Vida y con la Alegría de vivir, algo que muchas mujeres pierden en la búsqueda de su ansiada maternidad.
 

Author: Centro de salud familiar en Murcia